Expresidente se enriqueció robando a Bolivia

El exmandatario y prófugo de la justicia boliviana Gonzalo Sánchez de Lozada, considerado autor intelectual de la matanza de casi 70 personas en octubre de 2003, se enriqueció con el dinero que le robó a Bolivia, afirmó días atrás el presidente de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) de El Alto, Sandro Ramírez.

El dirigente recordó que Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín amasaron su fortuna con la entrega de recursos naturales del país a empresas transnacionales y también con el dinero que robaron del Banco Central de Bolivia, poco antes de darse a la fuga a los Estados Unidos, nación que les otorgó refugio hace casi 15 años.

“¿Cuál plata?, ¿que nos demuestre dónde y cómo ha hecho su fortuna? Él ha hecho fortuna robando a Bolivia”, enfatizó y agregó que lo único que buscan las víctimas de octubre es justicia.

Con esas expresiones respondió Ramírez al exministro de Defensa Carlos Sánchez Berzaín, que días atrás afirmó que los familiares de las víctimas de la masacre de octubre de 2003, buscan la fortuna de Gonzalo Sánchez de Lozada, valiéndose de la denuncia en contra de ambos, por el delito de genocidio en la modalidad de masacre sangrienta; que derivó en un juicio que comenzará el 5 de marzo, en una corte de Miami, Estados Unidos.

Sin embargo, el líder vecinal alteño lamentó que, así sean sentenciados y condenados los dos prófugos, nada devolverá la vida a las 80 víctimas fatales de la masacre de 2003.

“Ni la cárcel ni su dinero van a devolver la vida, el llanto y dolor de toda esa gente inocente, que derramó su sangre por defender el gas”, manifestó.

El dirigente calificó a Sánchez Berzaín de cínico y le recordó que él también ordenó la intervención militar con armas de guerra, contra la gente que protestaba en las calles de El Alto, en rechazo a la venta de gas boliviano, que además sería exportado por territorio y puertos chilenos.

La balacera dejó también más de 400 personas heridas, de las cuales muchas quedaron con impedimentos y mutilaciones.

   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *