El candidato de Puigdemont se hace con el PDeCAT pese al rechazo de un tercio

El País 2018-07-22
El partido rechaza hacer efectiva la república "de manera inmediata"

La asamblea del Partit Demòcrata Català (PDeCAT) ha elegido este domingo a su nueva dirección, tras la renuncia ayer de su coordinadora por los dos últimos años, Marta Pascal. La nueva cúpula cuenta con 30 sillas, y estará presidida por el hasta ahora número dos del partido, David Bonvehí, que se ha impuesto con el 65,27% de los votos frente a la otra candidatura, liderada por David Torrents, que ha logrado el 28,9%. Pese a que la caída de Pascal significó que el expresidente Carles Puigdemont y su entorno tomen las riendas de la formación, la ejecutiva elegida por los militantes mantiene a todos los anteriores miembros y a incondicionales al expresident (un 60% del total), pero sin pesos pesados como los consejeros del Govern.

MÁS INFORMACIÓN
Marta Pascal cede ante el expresident y renuncia a la dirección del partido
El entorno de Puigdemont ultima una lista para controlar el PDeCAT
Puigdemont quiere llevar su línea dura al grupo del PDeCAT en el Congreso

Las votaciones de los textos finales de las ponencias también han dejado claro que el cambio en el liderazgo del partido no implica que las bases acepten ciegamente sus postulados. El partido quedó prácticamente dividido en dos en el debate sobre si había que implementar la república catalana "de manera inmediata", como lo pedía una enmienda presentada con el sector crítico a Pascal. Estos obtuvieron nueve votos menos (406) que los que daban por bueno el redactado "lo antes posible" (415).

Bonvehí ha agradecido en su primera intervención como presidente la confianza a quienes le han votado y ha hecho un ejercicio de autocrítica. "Soy consciente que hay cosas que no las hemos hecho bien. Hay gente que me ha dicho que me votaría pero hoy no lo podía hacer. Que están de acuerdo conmigo pero no en la manera como se han hecho las cosas" en esta asamblea, ha explicado. También se ha comprometido a que haya listas abiertas y democratizar más los procesos del partido.

Además de Bonvehí, la otra cara fuerte del partido será la diputada en el Congreso Míriam Nogueras, que ocupará la vicepresidencia y muy seguramente tomará el control en el grupo en las Cortes. Todos los miembros de la dirección de Pascal repiten, menos ella. La poderosa federación de Barcelona, alineada con el expresident, tendrá cuatro sitios, ganando tres en comparación a la anterior. El también diputado en Madrid Ferran Bel, que genera gran respeto entre todas las sensibilidades, hará el papel de rótula de la dirección.

Las bases también han hecho sentir su voz en lo que respecta a las incompatibilidades para acumular cargos orgánicos y de elección popular. Una gran mayoría (477) han apoyado mantener el actual esquema frente a los que querían tumbarlo (286). Esto ha hecho que personajes de peso dentro del partido y muy cercanos a Puigdemont como los consejeros Damià Calvet y Miquel Buch cayeran de la lista de consenso que fabricaba el nuevo presidente del PDeCAT. Tampoco estará el portavoz de Junts per Catalunya en el Parlamento, Albert Batet.

Alineación con la Crida
La ausencia de estos nombres pone de relieve aún más el bajo perfil de la nueva dirección. Nadie dentro del PDeCAT duda del liderazgo natural de Puigdemont dentro del partido. Sin embargo, en el seno de los militantes hay preocupaciones sobre el futuro de la formación sobre cómo será la integración con la Crida Nacional, la formación política al estilo de la que llevó al Eliseo al presidente Emmanuel Macron y que promueve el expresident catalán. "Si eres del PDeCAT tienes que ser de la Crida", ha asegurado en su intervención Bonvehí.

Los asociados también han escogido a una comisión, conformada por los políticos del PDeCAT en prisión preventiva por un presunto delito de rebelión, que se encargará de diseñar la integración con la Crida. La incógnita es sobre si esto será una fusión total o simplemente se esconderán las siglas. Pascal abogaba por alinearse con el movimiento de Puigdemont pero sin renunciar a la fortaleza del partido, una tesis que ha sido derrotada. Con todo, los militantes tendrán que votar si aprueban el modelo de confluencia.

La forma como se ha cerrado la asamblea no ha gustado algunos militantes. De hecho, han presentado una candidatura alternativa, liderada por David Torrents, que rechaza "el pacto de despacho" que ha sacado a Pascal de la coordinación general. Tampoco ha sentado bien que se hayan presentado listas cerradas, en lugar de votar los puestos uno a uno, una práctica que consideran más propia de un partido moderno.

Los expresidentes Artur Mas y Carles Puigdemont y el actual líder catalán Quim Torra han participado en la clausura de la asamblea y han coincidido en un llamamiento a la unidad del independentismo para lograr que la república catalana "sea efectiva". "La desunión es el veneno que puede liquidar el soberanismo", ha asegurado Mas, que solo hasta ahora ha venido físicamente al sitio donde se realizaba el cónclave. "Unidad real, no una pantalla. La unidad se ha de practicar cada día, más allá de proclamarla", ha apostillado.

Puigdemont, por su parte, ha agradecido que el PDeCAT se haya alineado con la Crida. "Mucha gente pide a los responsables políticos que acordemos la máxima unidad posible, que si bien los espacios ideologicos tienen que exisitir y se han de constrastar, que también hagamos de la defensa colectiva de Cataluña una prioridad", dijo el expresident.

Comentarios

Escribir Comentario
 
Nombre:
Comentario:
 

Su comentario será publicado en breve. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras, los insultos y cualquier comentario en contra de la integridad de las personas o instituciones no serán publicados. El objetivo de los comentarios es enriquecer la difusión de las noticias.

Entiendo las condiciones