Desabastecimiento en Hospital Holandés favorece a privados

CLIENTES. Pacientes del Hospital Holandés y familiares de éstos afirman ser clientes seguros de farmacias y otros establecimientos que ofrecen productos y servicios en salud; y que están cerca del centro hospitalario.El permanente desabastecimiento en el Hospital Municipal Boliviano Holandés favorece a emprendimientos privados que proliferan en los alrededores del nosocomio, como farmacias, consultorios y centros de atención en salud de diversas especialidades.

Además de las numerosas farmacias que existen al frente y a los costados del Hospital Holandés, también se observa el funcionamiento de centros de fisioterapia, de rayos X, de venta de artículos y prendas ortopédicas; y de otras áreas de atención en salud; que tienen como características comunes el ser privados y estar cerca de la mencionada institución hospitalaria.

Cuando se pregunta por los propietarios, con desconfianza los responsables de los establecimientos privados preguntan la razón. Al explicarles que la intención es conocer si es conveniente abrir un negocio de salud, cerca del Hospital Holandés; extramicrófono, responden que sí; pero piden no hablar de ese aspecto públicamente.

“Si comienzan a abastecer al Hospital Holandés, nosotros nos vamos a quedar sin clientela”, explica una señora, en tono de broma, pero con sinceridad; mientras pide que no hagamos “alboroto”.

Otros propietarios de establecimientos próximos al Hospital Holandés, que trabajan con productos y servicios en salud; ni aceptan ser entrevistados.

PACIENTES Y FAMILIARES

Nuevamente se recurre a los afectados por la falta de medicamentos e insumos en el Hospital Holandés: los pacientes y familiares de éstos.

“Mientras en este hospital no haya medicamentos o insumos para los pacientes, va a seguir siendo buen negocio para los dueños de las farmacias, consultorios y tiendas que hay al frente, en la esquina y en las calles de este sector; porque no tenemos otra que comprarles a ellos y a veces nos dan bastante caras las cosas que necesitamos”, explica con resignación, pero también con molestia, Cristina Luna, hija de una paciente con problemas pulmonares que permanece internada en “el Holandés” hace varios meses.

Para Eusebio Pilco, paciente con problemas renales que requiere permanentemente diálisis, las farmacias y tiendas de insumos de los alrededores del Hospital Holandés tienen la clientela asegurada, debido a la carencia de medicamentos e insumos en el centro hospitalario.

“Eso han aprovechado y siguen aprovechando (el desabastecimiento). Saben que aquí (en el hospital) no hay nada y también saben que nosotros tenemos que conseguir de dónde sea. Entonces, han abierto farmacias y todo tipo de negocios y les va bien, porque nosotros somos sus clientes seguros”, afirmó.

Gabriel Tarqui, cuyo padre tiene problemas en las piernas que le impiden caminar; explica que “el desabastecimiento es una oportunidad para los que buscan hacer negocios con la salud”.

“Sí o sí tenemos que tener las radiografías; sí o sí tenemos que llevarlo a mi papá a que se haga la fisioterapia. Entonces, no nos queda otra. Nos hemos convertido en clientes permanentes de estos señores. A ellos les conviene que el Hospital Holandés no tenga nada. Mientras más desabastecimiento, mejor para ellos, porque venden más”, enfatizó.

Los criterios recogidos por este medio dejan en claro que la falta de insumos y medicamentos en el Hospital Holandés es un problema para los pacientes, pero se convirtió en la ocasión propicia para hacer “buenos negocios”, para los propietarios de farmacias y otros establecimientos privados, que se encuentran en el área; y trabajan con productos y servicios en salud.

Jorge Montecinos

   
Compartir con...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *