La Alcaldía atenta contra la vida de pacientes al no garantizar insumos

RENALES. Personas con insuficiencia renal consideran que la falta de insumos y medicamentos en el Hospital Holandés es una cuestión de vida o muerte, para los 120 enfermos renales que reciben tratamiento en ese nosocomio.

Para los pacientes renales del Hospital Boliviano Holandés, el incumplimiento municipal que provocó la falta de insumos y medicamentos en ese nosocomio, no es simplemente un problema, sino “un atentado contra la vida de los pacientes” y una cuestión de vida o muerte, para el alrededor de 120 personas que sufren insuficiencia renal y reciben tratamiento en ese centro hospitalario.

Así describió la situación Donato Gutiérrez, vecino de San Roque, con insuficiencia renal, que considera que su vida está en riesgo debido a que no puede dializarse, porque en el hospital no se tiene los insumos necesarios para ese tratamiento.

“A los de la Alcaldía no les interesa si nos estamos muriendo o si ya nos hemos muerto. En este hospital nunca hay insumos, porque la Alcaldía no cumple sus obligaciones. Ni modo, yo mismo tengo que comprar filtros, líneas y todo lo demás para mis diálisis. Si no compro me muero y como no quiero morirme, tengo que comprar”, manifestó.

Donato afirmó que llegó a gastar 1.500 bolivianos en insumos para su diálisis, en un solo mes; debido a la inexistencia de esos productos en el hospital; y agregó que está “endeudado hasta el cuello”.

“Hace tres o cuatro meses, no tenía plata para comprar insumos y, como tengo deudas, nadie ya me quiere prestar. No he podido dializarme y ya me estaba muriendo. Gracias a Dios, mi hija ha conseguido platita y urgente he comprado todo. Ahora ya estoy recuperado”, contó.

Para Rosemary Pardo, mujer con insuficiencia renal de 65 años, vecina de Tilata, quien también recibe tratamiento en el Hospital Holandés, debido a que sus riñones casi no funcionan, la falta de insumos para diálisis equivale a un aviso para un posible desenlace fatal.

Máxima Chura, mujer de 55 años de edad, con la misma dolencia, vive en Santiago Segundo; exhortó a las autoridades a que tomen conciencia de que son responsables de la vida de muchas personas, que dependen de la existencia de insumos y medicamentos en el hospital.

Si bien la falta de medicamentos es un problema frecuente en hospitales y otros centros de salud del país, en la mayoría de ellos, los asegurados que compran fármacos en comercios privados, pueden recuperar su dinero presentando las facturas; lo que no ocurre en el Hospital Boliviano Holandés, donde la posibilidad de que el monto erogado sea devuelto es mínima o nula.

   
Compartir con...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *