El Dakar volvió a ser tan duro como en África

Daniel Nosiglia, el mejor ubicado de los corredores bolivianos en el Dakar 2018, que llegó séptimo en la sexta etapa entre Arequipa, Perú; y La Paz, Bolivia; afirmó que la competencia volvió a su esencia por tener, este año, la complejidad que le caracterizó cuando se realizaba en África.Daniel explicó que la complejidad del rally tiene su lado positivo, porque obliga a que los corredores mejoren su nivel de competitividad. “Cuando la carrera es así de complicada, obliga a cada corredor a hacer las cosas mejor, a dar lo mejor de sí y eso eleva el nivel”, manifestó.

Precisamente lo complicado del Dakar hace que, para muchos competidores, concluir el recorrido sea el primer objetivo.

Daniel explicó que con él ocurre lo propio, sin que eso signifique renunciar al intento de llegar al podio.

“Definitivamente, terminar el Dakar es el objetivo que nos hemos trazado desde un principio”, señaló.

Explicó que, además de los problemas para navegar en las dunas del territorio peruano, que provocaron el extravío de más de un corredor, tuvo que afrontar complicaciones como el accidente de su hermano Walter.

Más allá de los contratiempos, Daniel Nosiglia se mostró optimista y con mucha confianza en sí mismo, para intentar “lograr algo más” en la competencia.

   
Compartir con...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *