Caretitas con identidad para las Tanta Wawas

ARTE. Víctor Cruz, desde hace siete años, se dedica a la producción y venta de caretas personalizadas para adornar las denominadas Tanta Wawas, elaboradas para la fiesta de los difuntos.

La tradición en esta parte del occidente boliviano señala que al medio día del 1 de noviembre las almas de los difuntos visitan los hogares de sus seres queridos. Para su llegada la familia levanta un altar con masitas, refresco y el platillo, que era del agrado del alma bendita.

En las mesas no pueden estar ausentes las Tanta Wawas (niños de pan) hechas a base de harina, las mismas que llevan una careta o mascara que simboliza a la persona fallecida, en la mayoría de los casos representan a personas de la tercera edad.

Una semana antes de la festividad, el artesano Víctor Cruz se dispone a ofertar lo que él denominó “Caretitas con identidad”, trabajos elaborados con bastante cuidado y sin perder ningún detalle.

La idea según Cruz nació hace siete años, cuando en su otro oficio esculpió en madera la imagen de su madre.

“Esta es una iniciativa de mi esposa, soy escultor en madera y al principio hicimos un retrato para mi mamá, ahí empezó, mi esposa me dijo ¿porque no hacemos unas caretitas con identidad? De ese modo es que iniciamos a hacer el trabajo”.

Las caretitas con identidad se elaboran con seis meses de anticipación, cuenta don Víctor; es colaborado por su familia, quienes le ayudan en el acabado de los trabajos. Desde que realiza esa actividad los pedidos no faltan, contó.

“Solamente salimos para Todos Santos, tenemos de todo un poco, porque también hacemos a pedido; hay personas que nos dan sus retratos y lo realizamos para el año siguiente”.

Entre sus trabajos resaltan las imágenes de Fidel Castro, Hugo Chávez, el compadre Carlos Palenque, la figura de Tupac Katari, los abuelitos, cholas paceñas, bebes, caballos, llamitas y otras figuras para adornar las Tanta Wawas.

PRECIOS

Los trabajos, que realiza Víctor Cruz, van desde los cinco hasta los 40 bolivianos, y los mismos son elaborados en su domicilio de la zona Villa Adela, barrio Madrid de El Alto.

El artesano contó que este año produjo 3.000 caretitas, de las cuales un gran porcentaje fueron pedidos, los que ya se entregaron. Pero también otra parte fueron ofrecidos a la venta en su puesto de Villa Dolores.

Las personas que se acercaron a observar los trabajos quedaban maravilladas por la calidad de las obras y no dudaban en adquirir más de uno para adornar sus Tanta Wawas.

   
Compartir con...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *