Abraham sobresale en película alteña

ACTUACIÓN. “Los hijos heridos” no sólo es una cinta cinematográfica que surge del esfuerzo de las personas que participaron en ella, sino también es una fuente que da oportunidad a que nuevos talentos salgan a la luz.

Abraham Siñagua Fuentes es un joven que, con tan solo 18 años, descubrió su talento en la actuación al participar en la película “Los hijos heridos”, film que será estrenado el 26 de octubre en el teatro San Gabriel a horas 16.30.

A pesar de que nunca antes había participado en ningún otro rodaje, Abraham nos muestra un futuro prometedor, ya que se muestra apasionado por el arte de la actuación.

¿A qué te dedicas?

Soy estudiante, estoy en sexto de secundaria, en el colegio Primero de Mayo de la ciudad de El Alto.

¿Cómo se presenta la oportunidad de participar en “Los hijos heridos”?

Nunca antes había hecho ningún curso de actuación, ni mucho menos había actuado, pero siendo mi papá el coproductor de esta película, me dijo que haga la prueba para ver si encajaba en el personaje, lo hice, y bueno de esa manera fue que me quedé con el papel para interpretar a “Juan Carlos”.

Cuéntanos sobre tu personaje

Es un joven que tiene todos los bienes materiales y no le falta el dinero, pero tiene un vacío en su vida que sólo sus amigos le dan, ya que se siente solo y busca el cariño de sus padres; es por eso que busca consuelo en ellos.

¿Se te hizo difícil actuar por primera vez?

Se me hicieron difíciles las escenas donde tenía que llorar, ya que no me salía, practiqué por días y a pesar de que me costó mucho, lo hice.

¿Qué crees que le hace falta a El Alto para dar más apoyo a los artistas?

Hay mucho potencial no solo en la ciudad de El Alto, sino también en la ciudad de La Paz, pero es necesario abrir espacios para ellos, porque así, como mi persona, hay muchos más jóvenes que tienen la capacidad en los diferentes ámbitos artísticos.

No les abren mucho campo a los actores, o las películas, a veces dan muy poco apoyo. Si nos lo dieran, probablemente podrían sobresalir un poco más.

Considero que los cursos de actuación en instituciones son muy importantes, para que los jóvenes aprendan y tengan la capacidad de actuar con más naturalidad y poder hacer más películas bolivianas.

¿Cómo te sientes al saber que la película no contó con ayuda de ningún tipo?

Siento que es un logro que tenemos, ya que la película se hizo posible a pesar de todas las dificultades económicas. Es un sacrificio que hicimos todos los que participamos en el film y esperamos que dé frutos en cuestión de que se pueda expandir.

¿Alguna anécdota que hayas pasado cuando filmaban la película?

En pleno rodaje de “Los hijos heridos”, una patrulla policial se apareció y pensaron que éramos pandilleros de verdad y justo el director no se encontraba, entonces lo tuvimos que esperar para que explique a los policías  para que no nos lleven arrestados. Fue algo divertido y bonito a la vez.

   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *