Celeste Alanoca, joven actriz que se abre espacio en el cine

FILME. La película “Con las alas rotas” sacó el gran talento de Celeste, joven que ha impresionado al público por su emotiva actuación.Celeste Belén Alanoca Sánchez, protagonista principal de la película alteña “Con las alas rotas”, ha sorprendido a la pantalla grande con el talento que presenta a la hora de actuar.

Esta joven alteña además de ser actriz trabaja de forma independiente en un despacho de abogados; conduce los fines de semana el programa de Televisión, en Tele Cotel, Actualidad Informativa. Es egresada de la carrera de derecho de la Universidad Mayor de San Andrés y está en segundo año de la carrera de comunicación social en la misma universidad.

La tercera parte del film, bajo la dirección y producción de Grover Quisberth,  se presentará el domingo 10 de septiembre en el teatro Raúl Salmón de la Barra, y antes de la presentación Los Andes quiso saber más acerca de Celeste.

¿Cuánto tiempo lleva siendo actriz?

He tomado clases de teatro desde que tengo siete u ocho años, incursioné en el cine desde hace cuatro años atrás.

¿Cómo nació el gusto por la actuación?

No pensé jamás en hacer cine, aunque de niña hacía teatro; como todos lo hacen en el colegio participé en algunas competencias intercolegiales; pero el tema de la actuación en cine nace gracias al productor y periodista alteño Grover Quisbert, quien me invita a trabajar en la primera parte de la película “Con las alas rotas”.

Fue él quien me dijo si podía actuar y ser parte del film. Pero la verdad no estaba convencida, sentía que no tenía las aptitudes como para hacer cine y me parece que hay que hacerlo de forma muy profesional;  para eso hay que estudiar, prepararse y creo que los productores tienen ese ojo para ver quien tiene talento y quien no, gracias a ello me decidí finalmente por hacer el trabajo en cine, ahí es donde nace esa posibilidad de incursionar en este campo.

¿Su familia la apoya?

Sí, a mi mamá siempre le gustó que yo me destacara en el tema de las artes, siempre tuve aptitud artística más que para otras áreas , ella siempre fue el pilar para que incursione en  todo esto.

De niña hacía declamación, teatro; soy bailarina de ballet clásico y folclórico, áreas que son también importantes.

¿Es difícil entrar al mundo de la actuación en Bolivia y más en El Alto?

Es muy complicado, en El Alto más que todo, porque lamentablemente en el tema de cine y con las tres experiencias que tengo y con otras más a las cuales he sido invitada, me he dado cuenta de que hay como una élite de la actuación, son tres o cuatro personas que de alguna manera monopolizan el tema del cine y que han sido los culpables de que no haya un buen desarrollo en el campo artístico; porque no permiten que nuevos talentos de producción, actuación, en fin todo el equipo que compone el filmar una película, no puedan crecer.

No solamente hay una falta de apoyo de la parte Gubernamental, sino también de los mismos cineastas y creo que eso es un problema que se tiene que superar, porque tiene que haber una amplitud para que los nuevos talentos se incorporen.

¿Qué anécdotas tienes de la filmación?

Fueron varias pero hay dos de ellas que me causaron un gran impacto, por ejemplo, en la segunda parte de la película hubo una escena de violación, no había hecho algo así antes, si gravé cortos para la universidad, pero no de forma artística como en esta ocasión, es por eso que fue estresante.

La segunda fue la realización de un monólogo para el final del film, es otra cosa que nunca había hecho y lo que más me costaba era llorar, era imposible para mí y fue una experiencia muy fuerte e interesante porque te involucras demasiado con el personaje, porque de no ser así, no te nace realizar el guión como debe ser.

¿Le hubiera gustado ser algún otro personaje?

Me gustó mucho el papel que tenía y quedé muy satisfecha con él, ya que creo que ha caído muy bien el hecho de que sea joven,

¿Cuál es su perspectiva de la película?

Creo que en un inicio el director pensaba incorporarme sólo como un apoyo para darle ese preámbulo de solidez a la historia, ya que se trata de una niña que es abandonada, que llegaría a ser mi hija. Pero ha tenido tan buena aceptación que se decidió hacer una segunda parte y luego la tercera.

Además, considero que el film llegó a tener éxito porque trata temas muy importantes como el caso de los niños que están en situación de calle, trata y tráfico, violencia contra la mujer y los niños, situaciones que se presentan a diario y que tienen que abordarse de forma muy responsable por los medios de comunicación y también por los productores de cine.

¿Qué es lo que más le gusta del cine boliviano?

Creo que lo más lindo del verdadero cine boliviano, es que aborda temas sociales y es muy comprometido con la realidad de su gente y que eso hemos rescatado en la ciudad de El Alto, hacer una película en la cual la gente se sienta un poco reflejada en su historia y pueda de alguna manera sentirse parte de todo ese conjunto de experiencias que son contadas para hacer historia.

¿ Qué proyectos se vienen para usted?

Bueno por el momento no tengo proyectos en cine, del arte no se puede vivir; es un espacio tan cerrado y tan difícil de sustentarse o del cual vivir, opino que ningún artista puede vivir de esto y por el momento mi prioridad es el ámbito intelectual, quiero sacar un título, terminar las dos carrearas en las que estoy, hacer mis estudios superiores.

Desde luego los espacios para arte siempre están abiertos, he tenido ofertas para realizar otras películas que lamentablemente eran en el interior del país y no pude hacerlo; pero para apoyar la producción nacional todos los artistas están abiertos y también es mi caso.

¿Qué mensaje da a la gente que quiere incursionar en este mundo artístico?

Que se preparen, ya que el arte está hecho para gente que tiene dedicación, que construye su ámbito artístico desde niños, y si tienes el talento tienes que apoyarlo con formación, estudios, capacitación constante, además que el apoyo de la familia es importante.

Hay que fijarse una meta y trabajar para eso, sin dejar de lado otras aspiraciones que se tengan.

¿Qué cree que le hace falta a El Alto para incentivar a la cultura del cine en la población?

Primero recursos económicos, los productores alteños, y en realidad los productores a nivel nacional, no cuentan con un apoyo Gubernamental, Departamental y mucho menos Municipal, ya que a lo mucho te pueden prestar un espacio del teatro o de un cine para proyectar tu película o para filmar una escena, pero no más.

Y las empresas privadas también tienen que comprometerse con la producción nacional.

Pero quienes consumen son las personas que viven en el territorio, son ellos en primera instancia quienes tienen que apoyarnos.

Por otro lado,  también hace falta mucha capacitación, no hay una escuela de cine a nivel Nacional que esté plenamente reconocida, que te otorgue un título que reconozca que uno es actor o actriz, productor o director. Considero que esos aspectos son importantes.

Avril Carrasco.

   
Compartir con...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *