La diversidad sexual, no es competencia de la iglesia

Es la primera mujer transexual, vecina de El Alto, que se une en matrimonio legalmente en Bolivia.La primera pareja alteña que se casó por la vía civil  después de la promulgación de la Ley de Identidad de Género, en diciembre de 2016,  fueron Luna Humerez y Henry Aruquipa.

Esa Ley permite el cambio de nombre, dato de sexo e imagen en los documentos de identidad por la vía administrativa

Luna  – de 26 años, estudiante universitaria de Comunicación Social, y empresaria- decidió hacer público su feliz matrimonio y mostrar que ha allanado el camino para las personas transexuales que quieran casarse.

“Queremos ser un ejemplo de lucha para muchas parejas que quieren llegar a eso y formar una familia”, señaló.

Afirma que el suyo es “el primer y único matrimonio (de este tipo) en la historia del país”, pero asegura que la han contactado muchas personas, quienes la apoyan y quieren seguir su ejemplo.

La comunidad TLGB (Travestis, Lesbianas, Gay y Bisexuales)  celebró el 28 de julio su aniversario y Luna evalúa los avances en materia de diversidad sexual en Bolivia.

¿Cómo recibe este nuevo aniversario? ¿Sientes que hay algún avance?

Es un día para rememorar, para reivindicarse y para hablar de estos temas y más en países como el nuestro, ya que se han vuelto un tabú. Y es que la gente no lo ve tan normal este tema, entonces es importante resaltar  que en Bolivia existen transexuales, travestis, trasngénero, gays, lesbianas y bisexuales que viven ocultos, justamente por miedo a la discriminación, al rechazo de sus familiares, compañeros de trabajo y de su entorno social.

Entonces, es bueno que en esta fecha salgamos y nos pronunciemos para mostrarnos y para que la gente pueda tener más tolerancia y respeto hacia nosotros, quienes también somos seres humanos.

Internamente hay que hacer mucho, pero sí estamos conformados por organizaciones TLGB del país.

¿Por qué cree que se da la intolerancia?

Todo esto se debe a la falta de educación de la gente. He tenido la suerte de estar en varios países extranjeros donde las personas son abiertas mentalmente y comprenden estos temas. También hay afluencia de poblaciones TLGB. Es por eso que pienso que necesitamos más educación y que los bolivianos puedan comprender que somos comunes y corrientes. Somos seres humanos que tenemos el derecho a conformar familias, a ser felices y amar.

¿Las leyes ayudan en este avance?

Claro que sí, las normas ayudan bastante, sin embargo, no son suficientes  ya que tenemos que socializar y abrir el cerebro de las personas, pero ayudan.

Hay políticas que el Estado Plurinacional de Bolivia está emitiendo, como la 045 de no racismo y discriminación, las leyes de identidad de género y la 807 que da el cambio de datos de nombre, sexo e imagen en todos los documentos de identidad para las personas transexuales y trasngénero y también otorga los derechos inherentes al sexo que has adquirido.

¿La religión ayuda, apoya o entorpece?

Yo creo que la iglesia no deberían meterse, estos son temas de Estado, políticas públicas. Somos un País laico. Yo creo mucho en Dios, voy todos los domingos a misa, pero con todas las declaraciones  que dicen los sacerdotes y algunos obispos del país, ya no me dan ganas de ir, me quitan la fe, yo sé que Dios está en mi corazón. Sin embargo, sigo asistiendo, voy con mi familia, porque acercarte a Dios y tener fe es muy importante.

   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *