Don “Guichi”, el hombre en el saco del Presidente

MODA El secreto para realizar un buen traje es el corte

Nació en el año 1972, en la provincia Los Andes, comunidad de  Pajchiri, sus padres se dedicaban a la pesca, agricultura y ganadería; la necesidad lo obligó a ingeniárselas para salir adelante y su talento lo llevó a trabajar con el mejor sastre de Bolivia, Manuel  Sillerico, costurando los trajes de cada gobernante que pasaba por  Palacio.

A los cinco años se va a vivir con sus abuelos, cerca al complejo, donde hoy se encuentra la UPEA (Universidad Pública de El Alto). Hoy vive en la misma zona con su esposa y sus tres hijos.

Dicen que el secreto para realizar un buen traje es el corte, Guillermo Choque Carrillo (45 años) cortó su primer pantalón a los nueve años.

Comienzo

Cuando se le pregunta  ¿Qué lo llevó a acercarse a la costura? Responde, modesto y con tono nostálgico, que la vida no ha sido fácil para él, además nos narra una anécdota que presagió su futuro.

“Cuando tenía nueve años desaté un pantalón grande porque lo necesitaba para ir al colegio. Cómo puedo hacer, me decía, no sabía por dónde empezar, al final hice a mi manera, pero no muy bien”.

Después de ese hecho, algo le inquietaba, quería superarse, necesitaba trabajar, entonces buscó a una tía que elaboraba chamarras. Decidió en un momento ayudarla, fue así como empezó a conocer de cerca a la costura, manejó las tijeras y agujas con destreza, lo que le obligó a seguir probando suerte en el arte de la costura.

Guichi como todo joven  inquieto deseaba tener un traje, entonces buscó a un familiar que era sastre, le encomendó un saco, pero nunca se lo podía hacer. El pariente lo retó a que lo confeccione, cuando lo logró le ofreció trabajar con él.

“A mis doce años ya era chamarrero, gracias a mi tía aprendí a costurar y mi tío me enseñó lo esencial en un traje. Trabajé con él hasta mis 19 años, luego me recomendó con Sillerico”.

Su paso por el taller de Sillerico

Emocionado comenta su travesía por los talleres de Manuel Sillerico, reconocido sastre boliviano,  del que aprendió mucho sobre costura.

“Lo recuerdo como un buen  maestro, 22 años trabajé con él,  desde 1989 hasta 2012, hemos vestido a todos los presidentes de Bolivia, hasta el actual”.

Comenta que cada Presidente tenía un estilo marcado, a Jaime Paz Zamora le gustaba lucir diferentes trajes, cuenta que se mandaba a hacer por docena; Hugo Banzer Suarez prefería los botones en vez del cierre del pantalón.

El año 2006 el presidente Evo Morales asumió la presidencia de Bolivia, recuerda que no sabían cómo lo iban a vestir, porque era el primer presidente de origen indígena, entonces entraron en una reunión, en la cual Choque propuso la incorporación del aguayo en el saco.

“Cuando terminamos  la vestidura del presidente me hicieron la prueba, porque soy de su altura y tenía su contextura física; al llegar del palacio me comentaron que el saco era justo para él y que le había gustado mucho el modelo”.

Casanovas, nueva iniciativa

Como todo un hombre emprendedor, a raíz de su renuncia a los talleres de Sillerico decide iniciar un nuevo proyecto que ya tiene tres años de vida. Sastrería Casanovas  nace a partir de la inquietud de Guillermo de seguir aprendiendo del mundo de la costura, se encuentra frente al Hipermaxi de ciudad Satélite.

   
Compartir con...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *